Sillón Técnico

Italia fuera del mundial: ¿problemas de entrenador, de jugadores o de sistema?

Italia fuera del mundial, problemas de entrenador, de jugadores o de sistema, sillontecnico, sillon tencico, sillontencicotv, deportes, especial, rusia 2018, world cup, 3

Parecía increíble al principio, pero ya es un hecho: Italia no participará en el mundial de Rusia el siguiente verano. No ocurría desde 1958. Tan difícil de creer, que valía la pena confiar en repechajes imposibles (la FIFA podría haber excluido a Irán, por cuestiones socio-políticas internas al país islámico, a Perú por realizar leyes que van en contra del reglamento FIFA, a España por razones parecidas; mientras Inglaterra podría boicotear el mundial por el deterioro de las relaciones diplomáticas con Rusia). Sin tener en consideración el egoísmo detrás de estas palabras (¿Cómo puedes esperar que ocurran crisis de este tamaño solamente para que tu equipo participe a una competencia deportiva?), se trataba, obviamente, de situaciones poco creíbles.

De hecho, Italia está fuera de la máxima competencia de fútbol. Se postularon muchas hipótesis acerca de la eliminación, la mayoría de las cuales culpan al entrenador, aunque no faltan las que acusan la baja calidad de los jugadores italianos.

¿Quién tiene la razón? Mi opinión es que se trata de problemas generales que afectan al fútbol italiano desde hace por lo menos una década. Probablemente, la poca experiencia del entrenador tuvo mucho que ver con la eliminación de Italia, sin embargo, no creo que este sea el problema principal del fútbol Azzurro.

Esto fue solamente la alarma más fuerte que nos tiene que poner a pensar cómo resolver esta crisis. Como veremos, hubo muchas señales durante los últimos 10 años que, a pesar de haber sido notadas por muchos jugadores, entrenadores, dirigentes y periodistas, los actores principales del fútbol italiano no hicieron caso.

Desde 1982 al 2006, Italia ganó dos veces la Copa del Mundo, alcanzando, además, varias veces buenos resultados. En estos periodos nadie dudaba de la calidad de los Azzurri.

Después de la victoria en 2006, las cosas empezaron a empeorar. En la Eurocopa de 2008, Italia alcanzó los cuartos de final, aunque jugando muy mal. Con respecto al mundial de Alemania, había un nuevo entrenador (Roberto Donadoni en lugar de Marcello Lippi), sin embargo, el equipo era casi el mismo que había ganado en 2006.

IMAGEN-7785676-2

En 2010 (Mundial de Sudáfrica) asistimos al regreso de Marcello Lippi, quien convocó algunos de los “senadores” del 2006, muchos de los cuales dejaron la selección después del mundial (Cannavaro, Zambrotta, Camoranesi, Gattuso); además se llevó a varios jóvenes prometedores o buenos jugadores, algunos de los cuales formaron parte de la Juventus que se volvió  hexacampeón de la Serie A (Bonucci, Chiellini y Marchisio); pese a eso, el cuerpo del equipo estaba formado por jugadores que, a pesar de su nivel, no detentaban experiencias en manifestaciones internacionales, ni con la selección ni con sus respectivos clubes. La selección llega última en el grupo, después de dos empates con Paraguay y Nueva Zelanda y una derrota con Eslovaquia.

En la Eurocopa de 2012, había  una buena combinación entre entrenador (Cesare Prandelli) y jugadores discretos (básicamente, la defensa y el mediocampo son los de Juventus). Italia alcanzó la final con España, derrotando Alemania en la semifinal. Cabe mencionar que el nivel de los equipos enfrentados por Italia no era tan elevado (Alemania aún no había alcanzado los niveles del 2014).

598ce361ec9c9

En el mundial de Brasil de 2014 se confirma el entrenador, pero esta vez, debido a la falta de jugadores verdaderamente buenos y a algunos errores en la elección por parte de Prandelli, Italia fue eliminada por Costa Rica y Uruguay. La culpa también es de los resultados de las clasificaciones que no permiten a Italia ser parte del Bombo 1.

En la Eurocopa de 2016, el equipo fue entrenado por Antonio Conte. La fuerza del entrenador era crear un grupo sólido. Italia juegó horrible, pero se alcanzó los cuartos de final, perdiendo en penales con Alemania. Terminado el torneo Europeo, Conte deja la banca de la selección italiana.

Italia fuera del mundial, problemas de entrenador, de jugadores o de sistema, sillontecnico, sillon tencico, sillontencicotv, deportes, especial, rusia 2018, world cup, buffon lloranod

Finalmente, llegamos al momento en cuestión: las clasificaciones al mundial de Rusia 2018. Italia no es Bombo 1, por primera vez en una clasificación mundial desde la Copa de Japón y Sur Corea en 2002. Por ende, le toca un grupo formado por España (Bombo 1), Albania, Israel, Macedonia y Liechtenstein. El segundo lugar y los play-off son casi seguros y predecibles.

La selección puede contar con buenos jóvenes como Bernardeschi, Darmian, Belotti, Immobile, El Shaarawi e Insigne. El equipo no es excepcional, pero tampoco tan débil como el resultado final nos podría llevar a pensar; el problema, otra vez, es representado por la falta de experiencia internacional de la mayoría de estos nuevos jugadores. Gian Piero Ventura es un personaje que nunca entrenó equipos de nivel elevado y el 4-2-4 que utiliza es una formación quizás obsoleta. Su elección también se debe a que, lastimosamente, los entrenadores experimentados no quieren entrenar a la selección italiana (véase Capello y Ancelotti).

Probablemente Ventura cometió muchos errores durante las clasificaciones y, específicamente, en los play-off: equivocó la formación y la estrategia en los juegos con Suecia (dejó a Insigne y El Shaarawy en la banca, quizás los mejores jugadores con quienes podía contar la selección); las últimas prestaciones en las clasificaciones hacen pensar que Italia era un equipo mediocre; a Ventura le falta también la energía de Conte y la capacidad de sacar lo mejor de sus jugadores a pesar de sus calidades; otra culpa que se le asignó a Ventura es no haber gestionado algunas situaciones creadas después de la derrota por 3-0 con España que minaron la relación entre los jugadores y el entrenador. Si pensamos que Conte, con un equipo muy similar, logró derrotar a España y alcanzar los cuartos de final de la Eurocopa, hay razones fundamentadas para culpar al entrenador de la eliminación del mundial 2018.

Italia fuera del mundial, problemas de entrenador, de jugadores o de sistema, sillontecnico, sillon tencico, sillontencicotv, deportes, especial, rusia 2018, world cup

Muchos piensan que no haber clasificado es lo peor, sin embargo, me pregunto, ¿Es mejor no clasificar o clasificar y ser eliminado en el primer turno por Nueva Zelanda? Los últimos mundiales de Italia demuestran que ser eliminados no es lo más humillante. La crisis de la selección empieza hace una década y tiene razones que van más allá de la calidad de los entrenadores, siendo más bien un reflejo de la situación de los equipos de clubes italianos.

Desde 1985 hasta 2005, los equipos italianos ganaron 8 veces la Copa UEFA (que ahora se llama Europa League) y 5 veces la Copa de Campeones (Champions League). Consecuentemente, la Serie A estuvo en el primer lugar del ranking UEFA a lo largo de 13 años (1986-1989 y 1991-1999). La explosión de los equipos españoles e ingleses lleva a Italia hasta el tercer lugar en el ranking.

Sin embargo, la situación empieza a cambiar desde 2006-2007. Alemania rebasa Italia en el ranking UEFA (2010-2011) porque desde la temporada 2006-2007 (después de los problemas judiciales que afectaron a los clubes italianos en ese año) los equipos alemanes empiezan a mejorar en las copas europeas.

Las razones de la pérdida de calidad de los equipos italianos tienen múltiples razones. Seguramente, in primis, el degrado de las canteras, donde se invierte por la mayoría en jugadores extranjeros, menos caros que los jóvenes italianos. Además, la falta de valentía de meter a la cancha jugadores salidos de las propias canteras. Ejemplos internacionales demuestran que cultivar jóvenes talentosos tiene consecuencias benéficas tanto para los equipos de club como para las selecciones.

En Alemania, las inversiones en el sector juvenil dieron muy buenos resultados: el Bayern Múnich alcanzó dos veces la final de Champions (2010 y 2012) y en 2013 los clubes alemanes consiguen el momento más alto del futbol teutónico de los últimos años, llevando a dos equipos a la final de Champions (Borussia Dortmund y Bayern Múnich). El año siguiente la selección alemana logra ganar el mundial. En el equipo se encuentran muchos jóvenes salidos de las canteras de los equipos alemanes como Özil y Draxler (cantera de Shalke 04), Götze (Borussia Dortmund), Schurrle (Mainz 05), Reus (Rot Weiss Ahlen), Khedira (Stuttgart), Gundogan (Nuremberg), Muller y Kroos (Bayern Munich), .

Otro ejemplo es el fútbol español, sin duda el mejor de los últimos 15/20 años, primero en el ranking UEFA del 1999 hasta la fecha (con la excepción de los años 2008-2012 cuando fue rebasado por Inglaterra). Durante estos años equipos españoles ganaron 10 Champions y 8 Europa League, sin tener en consideración las incontables veces que alcanzaron buenos lugares como finales, semifinales y cuartos.

Estos éxitos se reflejan en la selección: en 2008, 2010, 2012 la Roja es campeón de Europa, del Mundo y, otra vez, de Europa, respectivamente. Al lado de los más experimentados Casillas (cantera Real Madrid) Xavi y Puyol (Barcelona) y Villa (Gijon), se insertan jóvenes como Torres (Atlético Madrid), Sergio Ramos (Sevilla), Iniesta y Busquets (Barcelona), todos jugadores de altísima calidad y todos salidos de canteras españolas.

Últimamente, quizás, la Roja perdió algunos puntos, como demuestran el Mundial 2014 y la Eurocopa 2016, consecuencia posiblemente de un cambio generacional. Sin embargo, estas clasificaciones demuestran que la selección española puede regresar a los niveles de hace algunos años. Eso se debe a la inserción de muchos jóvenes que juegan en equipos europeos importantes como Carvajal y Lucas Vázquez (cantera Real Madrid), De Gea (Atlético Madrid), Thiago Alcántara (Barcelona), Asensio (Mallorca) e Isco (Valencia).

Italia fuera del mundial, problemas de entrenador, de jugadores o de sistema, sillontecnico, sillon tencico, sillontencicotv, deportes, especial, rusia 2018, world cup, 2

Otros problemas de la Serie A, concierne problemas generales, que afectan a todo el futbol europeo, pero que parecen haber afectado particularmente a los equipos italianos, como la introducción de los campeonatos con 20 equipos con solamente 3 descensos, que bajó la calidad general de los participantes, además de conllevar un esfuerzo físico tremendo para los jugadores.

Las copas europeas también se complejizaron bastante y el nivel de las competencias fue muy afectado por eso. En breve, el futbol europeo ya no es el que era hace 15/20 años. Italia podría haber sentido más estos cambios por el particular sistema de tasación que deja poca ventaja a los empresarios privados que prefieren concentrarse en las ligas foráneas. Consecuentemente, los buenos jugadores internacionales prefieren jugar en otras ligas como la española o la inglesa.

Como vimos, la formación de buenos jóvenes que juegan en buenos equipos y, consecuentemente, consiguen experiencia internacional, es una forma muy valiosa de mantener la selección en un nivel alto. Debido a los problemas del futbol en general y del italiano en particular, este podría ser una buena manera para Italia de volver a los resultados de los viejos tiempos.

La falta de campeones en el campeonato italiano se refleja en el equipo nacional. En el fútbol gana el que tiene mejores jugadores o mejores organización: a Italia le falta todo eso. Aunque no se puedan negar los errores de Ventura, evidentemente si él hubiera podido contar con mejores futbolistas hubiera tenido más posibilidades de clasificar a Rusia (probablemente Alemania hubiera clasificado aun teniendo a Ventura como entrenador).

Por ende, el problema no se refiere solamente a los errores particulares de uno o dos actores, sino a un sistema futbolístico que desde hace varios años no logra alcanzar niveles altos. Culpar sólo al entrenador tiene consecuencias críticas a la hora de analizar la cuestión, porque equivale a no querer ver los problemas estructurales que sistemáticamente se presentan en el futbol italiano desde hace 10 años. No haber clasificado al mundial es el momento más bajo de una parábola descendiente que empezó después del mundial de Alemania; sólo admitiendo esto, Italia puede intentar salir de la crisis.

Por: Mirko de Tomassi

Fotos: Agencias